Un equipo repleto de estrellas que no puede contar con Edinson Cavani ni Neymar por sendas lesiones, pero la realidad marca que Kylian Mbappé no se quedó sin socios. Cuando los tiempos apremiaban y Thomas Tuchel precisaba mayor aparición del resto de los nombres, el que se disfrazó de héroe fue Ángel Di María. En Old Trafford tuvo una excelente labor con dos asistencias para tumbar al Manchester United y ante el Dijon, esta tarde, se inventó un doblete para meter al gigante parisino en las semifinales de la Copa de Francia.

El 1-0 fue una delicia: Julian Draxler lo puso a correr y el ‘Fideo’ la mandó a guardar de vaselina ante la salida insignificante del arquero. En el segundo tuvo fortuna porque quiso habilitar Eric Choupo-Moting pero un rival interceptó el pase y se la dejó servida al argentino, que aprovechó para ampliar la cuenta. En el festejo, le pidió perdón entre risas al delantero camerunés.

El surgido en Rosario Central acumula, entre todos los torneos, 13 gritos y 12 asistencias. Se erigió como el décimo máximo artillero de la historia del PSG (63). El tanto restante fue de Thomas Meunier. El líder absoluto del campeonato venía de quedar eliminado ante el colista Guingamp en los Cuartos de la Copa de la Liga. Así, prepara con todo su regreso a la Selección Argentina de la mano de Lionel Scaloni y una nueva chance para redimirse.