El último entrenamiento estuvo dividido en dos grandes grupos: en la cancha auxiliar, los que no jugaron en el 1-1 vs. Colón hicieron un ensayo de fútbol ante la Reserva, donde el técnico probó variantes pensando en recibir al Lobo el próximo sábado; mientras que en el gimnasio estuvieron los titulares en Santa Fe.

Sin embargo, de ese último grupo hubo dos jugadores que trabajaron diferenciado: tanto Nicolás Blandi como Román Martínez no se entrenaron con el resto de sus compañeros y sí lo hicieron en el césped del Nuevo Gasómetro, donde realizaron trabajos de fortalecimiento por diversas molestias físicas.

Más allá de no estar a la par del resto, el entrenador podrá contar con ellos para el partido del fin de semana. Aunque, claro, existe también la chance que puedan ser guardados para el choque del martes de la próxima semana contra Palmeiras, en San Pablo, por la tercera fecha de la Copa Libertadores.