No es un nombre con grandes luces pero sí de buen presente: se trata de Ángel, goleador del Getafe. El jugador gusta en la dirigencia y también a Quique Setién pero, sobre todo, su precio se ajusta a la difícil situación económica del Barcelona: su cláusula es de 10 millones de euros.

En el mercado de enero, Rodrigo, el primero en el ránking de futuribles, fue descartado por estas restricciones económicas. Y la semana pasada, Willian José tuvo que ser tachado de la lista aunque era un objetivo prioritario. Sucede que el culé solamente puede desembolsar 20 millones en un refuerzo.

De todas formas, el DT está insistiendo en su ex jugador Loren, atacante del Real Betis. La cifra que exigen es de 30 millones, pero hay confianza en poder cerrarlo. De todas maneras, aparece el delantero del Getafe para ser una opción que tienda a aliviar los dolores de cabeza.