El sábado a la noche, Ricardo Centurión formó parte del equipo que derrotó 2-0 a Libertad, en Chaco, en el marco de un amistoso. Pero, en este caso, la crónica no es futbolística, sino policial. Y es que el jugador estuvo envuelto en un confuso accidente tras regresar a Buenos Aires a la salida de un boliche.

El BMW blanco del futbolista chocó a otros tres autos en Avellaneda. Según los conductores de estos vehículos, el que manejaba el BMW era Centurión, pero los amigos del jugador aseguran que no era él quien conducía, sino una persona que se ofreció a trasladarlos desde el lugar bailable Fiux, en la localidad de Lanús. El hecho ocurrió en Alsina y la subida a “los siete puentes”.

En el momento del siniestro, en el rodado del ex Racing iban 6 personas, incluyendo a Centurión (además estaban tres hombres y dos mujeres). Todos afirman que no iba conduciendo, mientras que hay testigos que aseveran que si estaba manejando, y que incluso una vez ocurrido el hecho, Centurión se dio a la fuga. Los otros vehículos involucrados son un Fiat Duna, un Fiat Siena y un Ford Fiesta.

La investigación por el accidente la está siguiendo la UFIN° 1 del Polo Judicial de Avellaneda.