En conmemoración por las dos décadas que se cumplieron desde que tuvo su bautismo oficial en Primera División, Andrés D’alessandro rememoró momentos icónicos que lo marcaron y no dudó en remarcar la ocasión en que tuvo un cruce picante con un novato Lionel Messi.

El “Cabazón” había pasado por Wolfsburgo y Portsmouth previo a arribar a la liga española, donde el rosarino hacía sus primeras armas en la máxima categoría luego de disputar el Mundial 2006.

La anécdota data de febrero de 2007, por la revancha de Cuartos de final de la Copa del Rey. La “Pulga” lo persiguió con énfasis y no le pudo quitar el balón a pesar de la pegajosa marca hasta que, fiel a su costumbre, hubo una respuesta temperamental del actual ídolo del Inter de Porto Alegre.

“Habíamos ganado 1-0 la ida en el Camp Nou en un partido en el que nos defendimos los 90 minutos, hicimos un gol de córner y nos metimos todo atrás. Se ve claramente que no hago nada, ¿no? Eso, en mi carrera, no es nada. En la Romareda perdimos 2-1 y quedamos afuera. Cuando apretaron el acelerador, nos ganaron”, contó en una charla con TyC Sports acerca del leve cabezazo que halló exageración del otro lado.

Compartieron migajas de encuentros juntos en la Selección Argentina, pero “Mandrake” ya se había percatado del potencial del mejor del mundo: “Ya se veía venir lo que iba a ser Messi. Cuando estuve con él en la Selección era muy chiquito, tenía el pelo largo y la rompía en los entrenamientos. No lo podían parar. Mis hijos lo querían conocer. Leo es referencia para muchos, para mí también. Como jugador y como persona también. Es un ejemplo afuera de la cancha”.