Entre declaraciones y elogios, es moneda corriente que a Matías Vargas lo ubiquen en River. Hace poco confió públicamente que “no jugaría en Boca por motivos personales” y desde los pasillos del Monumental lo tomaron como un guiño. Consultado por la posibilidad de pegar el salto, su padre fue realista. “Por ahora ni Marcelo Gallardo ni su entorno han hablado con él, y de Vélez no nos manifestaron que haya oferta. Sería un crecimiento, pero se haría en las condiciones que Vélez pretenda, él quiere lo mejor para el club donde creció”, sostuvo.

De regreso a la pretemporada en la Villa Olímpica, el jugador se entrena a la espera de que se defina su futuro. Su cláusula de recisión es de 14 millones de euros, números imposibles para el mercado local, aunque la idea es ofertar por un porcentaje. El Millonario no sería el único que paró las orejas, ya que un fuerte competidor será el Porto y su billetera.

“Para que no se mal interprete preferimos no decir de qué equipo somos. Matías tiene un gran cariño a Vélez y es hincha porque está desde chiquito. Toda la vida le seremos agradecidos al club, pero si hay ofertas se evaluará”, concluyó Vargas en Tabón Radial. ¿Se pondrá la banda roja?