El COVID-19 continúa al acecho de sus víctimas y, aunque muchos no cumplen con las recomendaciones sanitarias para evitar contagios, otros se ven infectados por culpa de quienes subestiman la situación. El mundo del fútbol planea retomar la actividad en Sudamérica para imitar lo que en Europa avanza a pasos agigantados, aunque hubo un nuevo caso, más precisamente en Atlético Mineiro.

“Este sábado se realizó otra batería de pruebas de covid-19 sobre los atletas, entrenadores y empleados de Atlético. Fue la tercera ronda de exámenes semanales y solo uno arrojó resultado positivo: el de Cazares“, afirmó el club de Belo Horizonte.

El ecuatoriano de 28 años que pasó por River y Banfield se muestra “asintomático”, pero como medida preventiva para evitar la expansión del virus “ya ha comenzado su período de aislamiento, lejos de todas las actividades y bajo el cuidado del departamento médico del club”.

A principios de mayo fue descubierto jugando de manera informal con el venezolano Rómulo Otero y otros amigos en una cancha de Santa Lucía, por lo que fue multado por la institución. El hecho generó un gran malestar entre los directivos de “O Galo”, que estaban en negociaciones para concretar su pase a Corinthians.