A la altura del kilómetro 18 de la Ruta 1 ‘Mariscal López’, en Paraguay, José Luis Chilavert fue protagonista de una situación incómoda: comenzó una agitada discusión con un chofer y se invitaron a pelear, aún con la presencia policial en la escena.

Según testigos, el conductor de la Línea 71 realizó una maniobra de sobrepaso con otro colega y rozó la camioneta del ex arquero, quien lo alcanzó algunos metros más adelante para reclamarle por el exabrupto.

Una vez abajo de sus vehículos, hubo manotazos pero la peor parte se la llevó una oficial de Policía que intentaba calmar las aguas mientras que el campeón con el Fortín exclamaba: “¡Asesinos son!”.