Allá por 2014 Lucas Boyé irrumpió en la Primera de River. Pasó una temporada y sin mucha continuidad se marchó a préstamo a Newell’s. Un año después fue adquirido por Torino, y luego el club italiano lo cedió a Reading del ascenso inglés, desde donde sueña con una nueva chance en su casa.

”En River me costó muchísimo porque era muy chico, habían muchas críticas en mi contra y no las sabía manejar. Ojalá tenga una segunda oportunidad en River”, aseguró Boyé en declaraciones a Ataque Futbolero por FM 94.7.

Además, destacó que en su momento priorizó tener más continuidad en su carrera: “No me arrepiento de haber tomado la decisión de irme de River porque en ese momento yo necesitaba jugar y quería tener continuidad”. Recalcó también que quizá todo será diferente ahora ya que “me adaptaría mejor al juego de Gallardo”.

El crecimiento de Boyé se dio también a nivel de su preparación mental ante cada desafío y hoy las críticas no lo afectan como ayer. “Una vez se filtró mi número de WhatsApp y me agregaban a diferentes grupos. Me criticaban. Antes eso me afectaba, ahora estoy mejor”, apuntó el atacante de Reading. Asimismo reconoció que “entre Instagram y Twitter tengo más de 10 mil personas bloqueadas”.

Por último se mostró agradecido con el Muñeco “porque fue el primer técnico que me llevó a una pretemporada y me tuvo en cuenta durante un año”.