Hace tiempo que el volante no juega profesionalmente, más precisamente desde el 10 de febrero contra River, cuando se peleó con Eduardo Coudet. Con el visto bueno de Víctor Blanco y Diego Milito, lo declararon prescindible y buscarán un pretendiente que les permita recuperar parte de la inversión realizada al repatriarlo desde el Genoa por 4 millones de euros.

Lo que busca el club, principalmente, es evitar el costo político de que vista otra camiseta del fútbol argentino. A lo lejos, el Fenerbahce turco piensa en comprar la totalidad de su ficha aunque el jugador no estaría muy convencido de tener que adaptarse a una nueva cultura.

Otra de las posibilidades que suena con fuerza es la posibilidad de una cesión al fútbol mexicano. Esta opción será válida para que el mediocampista no se siga devaluando en caso de no recibir propuestas convincentes.

La tercera alternativa, aunque la Comisión Directiva no quiera, está en Argentina. Luís Zubeldía, quien lo dirigió en la Academia, lo quiere volver a tener en Lanús. La traba es el alto sueldo que percibe, algo imposible para las delicadas cuentas que lleva el Granate. Por lo pronto, se va allanando el posible futuro de Ricardo Centurión.