La visita a Tel Aviv tuvo un agregado para Lionel Messi más allá del plano futbolístico. El rosarino recibió a un grupo de niños que padecen problemas de corazón y que forman parte de un programa de apoyo con cinco mil pacientes.

“Reparamos corazones sin importar religión, género o nacionalidad”, es el lema de ‘Save a child’s heart’. Tres chicos visitaron a la Pulga y se llevaron de regalo su camiseta número 10.