Ayudando a los que más necesitan con colectas de alimentos o donación de ropa, Iván Marcone siempre destaca por su rol social para ser solidario. Hasta se juntó con el intendente de Avellaneda para que le permita ayudar con la prevención de la salud pública en sus hospitales pero, este 3 de junio, se dio el lujo de pasar sus 30 años a lo grande mientras la pandemia lo permita.

“Así comenzamos los 30”, escribió mientras se lo ve detrás del mostrador de la confitería “Amibis”, ubicada en Wilde, con la casaca del Club Social y Deportivo Belgrano de Sarandí, el club que lo vio nacer y que preside.

Pero en plena medianoche, cuando recién comenzaba el miércoles, el volante prendió un tres tiros para recibir las tres décadas. “No se enojen perros, fue sólo eso. Fue despacio”, se disculpó por tirar pirotecnia ante probables reprimendas.