Fue el hombre clave de la maravillosa campaña del club de los últimos años y es todo un ícono para la ciudad y los fanáticos de Bérgamo. Llegó en 2014 y sumó 59 goles y 71 asistencias, a tal punto de convertirse en portador de la cinta e ídolo total. Sin embargo, el vínculo con Gian Piero Gasperini se rompió abruptamente.

Hubo rumores sobre una pelea muy fuerte entre ambos, ninguno lo desmintió, pero llamó la atención la suplencia del “Papu” en la victoria 3-0 sobre Fiorentina. Ni siquiera ingresó. Luego del triunfo, el DT alzó la voz al respecto: “Fue nuestro jugador más importante en los últimos cinco años, pero las decisiones fuertes las hará el club para planear el futuro. No sé cómo se superará lo que ocurrió entre el futbolista y yo”.

De momento, no parece haber una solución alternativa al adiós y el argentino utilizó las redes sociales para expresarse, pero lejos de poner paños fríos. “Queridos tifosi, les escribo por acá porque no puedo defenderme ni hablar con ustedes. Solo quería decir que, cuando me vaya, se sabrá toda la verdad. Me conocen y saben la persona que soy. Los quiero, su capitán”, publicó.

Así las cosas, podría abandonar la institución en enero y tanto Inter, Milan como Torino lo quieren contratar. Tampoco se descarta que acepte emigrar a la exótica liga de Arabia Saudita, más precisamente a Al-Nassr donde se encuentra Gonzalo “Pity” Martínez.