Conquistó dos Copas Intercontinentales (2000 y 2003) y tres Copa Libertadores (2000, 2003 y 2007), pero ansía darle un broche de oro a su carrera antes de colgar los botines. Cercano a Juan Román Riquelme, con quien mantiene un férreo vínculo repleto de gloria, Clemente Rodríguez no le cierra las puertas a su regreso a Boca.

“Me gustaría. Uno ganó muchas cosas. Creo que sería lo mejor, irme como me tengo que ir, de la mejor manera, y que la gente lo vea así también. En algún momento tendré una charla con él. Ojalá se pueda dar el día de mañana. Eso se verá. Tenemos que ir a poco”, sorprendió en Crack Deportivo.

Respecto al nuevo rol del ex enganche, el defensor del “Camionero” no reparó en elogios: “Lo veo bien, contento, en esta etapa que está viviendo. De corazón, ya lo hablamos, le deseo lo mejor para él y el club. Esperemos en estos tiempos, en estos años, disfrutar y que Boca gane algo. Él lo hace por el club, lo quiere mucho. Seguramente quería ayudar, estar ahí. Hay que apoyarlo”.

¿Cómo es su actualidad a los 38 años? “Estoy bien, gracias a Dios. El físico me ayuda. Mi carrera me ayudó mucho. Un año o dos más puedo estirar. Es una etapa más para mí, jugar en el Nacional. Estoy contento en el club. Esto me lleva a que, el día de mañana cuando deje de jugar, podré hablar de muchas cosas”.