La hazaña argentina de conseguir un triunfo en La Paz luego de 15 años debía festejarse, de manera respetuosa como ocurrió, aunque a Marcelo Moreno Martins no le cayó para nada bien e inició el tumulto. El delantero gritó “muertos de mierda, se comieron seis” en alusión al recordado 1-6 del equipo de Diego Armando Maradona en 2009. Entre los empujones, se apreció cómo Lionel Messi se hizo viral con una frase: “¿Qué te pasa, pelado?”. Pero más allá de lo comentado en las redes, no se pudo apreciar qué ocurrió realmente para colmar la paciencia del capitán, por lo que el apuntado en cuestión aceptó brindar declaraciones sobre el confuso episodio.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

VAMOS CRACK RÓMPELA!!!!

Una publicación compartida por Lucas Nava (@lucasnavapf) el

Se trata de Lucas Nava, un preparador físico argentino que trabaja con César Farías desde su paso por The Strongest. “La realidad es que no pasó nada. Es más lo que se creó que lo que pasó. Los insultos que se ven son los normales que cualquier argentino utiliza. Somos boca larga, pero no de mala intención ni mala leche”, explicó rápidamente para transmitir calma y quitarle dramatismo a las imágenes difundidas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

La pelota al 10… 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼 grande MESSI

Una publicación compartida por Lucas Nava (@lucasnavapf) el

Además de haber jugado en Los Andes, Nueva Chicago, Barracas y Colegiales, contó que lo une un breve pasado a dos integrantes de la “Albiceleste”: “Me cagué de risa. Mirá las cosas de la vida. Soy de la misma edad que Agüero, lo enfrenté en inferiores de muy chico a él y al Papu Gómez. En novena división. Terminó el partido y vi que podía haber una posible pelea por discusiones. Tenés que defender a tu gente. Entonces intenté ir a separar a los jugadores nuestros para no sufrir ninguna expulsión. Seguramente en el momento de separar hubo algún malentendido y fue eso lo que pasó”.

Lo más curioso es que protagonizó dicho episodio con quien admira: Lionel Messi. Sí, a tal punto que su segundo hijo se llama igual que la “Pulga. “Son cosas que pasan en la cancha. Las pulsaciones están a mil. El que jugó al fútbol lo sabe. A veces hay muchos insultos que son comunes. Pasa en cualquier ámbito. Intenté separar y a lo mejor transcurrió un malentendido ahí. Pero sinceramente no hubo ningún tipo de reacción. Respeto a él y a todos los jugadores. Recibí insultos y amenazas de todos lados. No quería hablar con nadie, me llamaron hasta de España. Me dolió que mi hijo escuchó la tele y decían el pelado esto o lo otro. Es una buena oportunidad para aclarar las cosas”, cerró en “¿Cómo te va?”.