Así como apareció en numerosas oportunidades para salvar el pellejo del equipo en instancias cruciales, erigió una nueva virtud desde la pena máxima, la última de ellas en el difícil compromiso ante Athletic de Bilbao, para mantener las diferencias con el Barcelona.

Un episodio que también lo tuvo como protagonista, en el duelo anterior contra Getafe, para lograr otro triunfo por la mínima que les sirvió para sumar de a tres. Desde la partida de Cristiano Ronaldo a la Juventus, el español de 34 años se convirtió en el encargado de patear los penales.

¿A qué se debe la efectividad? “Lo único en lo que pienso es en los tres puntos cuando tiro un penal. En esos momentos de incertidumbre y tensión, es cuando me encuentro más cómodo. Creo que soy idóneo para asumir esa responsabilidad y los resultados están ahí. Lo haría encantado muchísimas veces más y siempre cuando ayude al equipo, mucho mejor”, explicó entusiasmado post victoria.

En total, erró solo cuatro de las 33 ejecuciones a lo largo de su carrera y está cerca de batir el récord que hasta el momento ostentan los delanteros Jaime Mata y Christian Stuani, ambos con 25 conversiones de manera consecutiva. Sumados a los que metió con la Selección de España, el defensor lleva 22.