Rafael Nadal, número uno del mundo, se puso las botas para el agua y ayudó a las víctimas que sufrieron las inundaciones de Mallorca.

Una vez más, el campeón de 17 Grand Slam volvió a mostrar cuan grande es fuera de las canchas de tenis. El español ofreció las instalaciones de su centro deportivo en Manacor para todos los afectados que necesiten alojamiento tras las inundaciones en Mallorca.

“Día triste en Mallorca. Mí más sinceras condolencias a los familiares de los fallecidos por las graves inundaciones de Sant Llorenç. Tal y como hicimos ayer, volvemos a ofrecer hoy las habitaciones del Rafa Nadal Sport Centre y de la Rafa Nadal Academy para todos los afectados que necesiten alojamiento”, expresó el tenista en su cuenta oficial de twitter.

El centro deportivo de Nadal alojó anoche cerca de cincuenta personas, que acudieron tras las intensas lluvias y el desbordamiento del torrente. Algunos han regresado hoy a sus hogares para evaluar los daños causados, pero las puertas del centro siguen abiertas para quien lo necesite.