Luego de que el juez Gustavo Gómez no considerara como penal una falta a favor de Pellegrini, y tras el 2-0 marcado por la visita en tiempo de descuento, el público local caldeó los ánimos y todo culminó con una feroz pelea dentro y fuera de la cancha.

La escena se convirtió en dantesca cuando las fuerzas policiales ingresaron a caballo, buscando dispersar con balas de goma la batalla iniciada entre jugadores e hinchas, en el duelo que tuvo lugar en Salta capital por una nueva fecha del Federal B.

“La caballería entró de una manera poco común, a los tiros, Parecía el lejano oeste”, aseguró el presidente de Pellegrini, Juan Manuel Nazr, en declaraciones a  TyC Sports. Además remarcó que los proyectiles se dirigieron “hacia donde estaban los familiares de los jugadores”, provocando la desesperación de los futbolistas.

Ese hecho violento se dio una semana después de que un referí fuera golpeado por un jugador de Atenas de Río Cuarto. Esta vez el público local protestó por una sanción del juez Gustavo Gómez, dando paso a la locura generalizada.