La idea data desde el año pasado, pero con el correr de los meses tomó real dimensión. Con el próximo Mundial en el horizonte, la casa madre del fútbol mundial quiere desarrollar una novedosa medida. El director de tecnología de FIFA, Johannes Holzmuller, explicó que la herramienta consiste en crear las líneas fuera de juego en forma automática, para evitar la pérdida de tiempo en la revisión del VAR.

Por supuesto, la intención incluye experimentación previa en otros torneos. Según el dirigente, garantizará que el asistente de video ya no sea responsable de sancionar este tipo de faltas durante un partido.

Además, los robots generarán una alarma para dar alerta de la posición prohibida. “Eso ahorra tiempo, por lo que la revisión del asistente de video de las situaciones de juego podría ser más rápida cuando se trata de fuera de juego”, declaró.