Niki Lauda, una gloria del automovilismo, falleció este lunes a los 70 años de edad producto de complicaciones renales.

“Con gran dolor anunciamos que nuestro querido Niki ha fallecido apaciblemente el 20 de mayo de 2019, rodeado de su familia”, reza el mensaje de los allegados al expiloto, que fuera campeón de la Formula 1 en tres ocasiones (1975, 1977 y 1984).

Lauda ya había sido sometido a sendos trasplantes de riñón en 1997 y 2015, en este último caso gracias a la donación del órgano por parte de su entonces novia y ahora viuda Birgit.

Más allá de sus enormes cualidades arriba de un auto y de su virtuosismo en cada circuito, su vida cobró aun mayor notoriedad cuando se salvó de milagro en el Gran Premio de Alemania, en 1976, al salir de su vehículo envuelto en llamas. Esas graves quemaduras lo condicionaron de por vida.

Lauda completó 171 Grandes Premios en los que sumó veinticinco victorias, cincuenta y cuatro podios, veinticuatro poles y otras tantas vueltas rápidas.

Parte de sus hazañas fueron llevadas a la pantalla grande en la película “Rush”, de Ron Howard, que se centra en su gran rivalidad con el británico James Hunt.