El árbitro Fernando Rapallini vivió un momento de zozobra cuando el avión que lo trasladaba hacia Asunción (este jueves dirige el partido entre Cerro Porteño y Palmeiras), debió aterrizar de emergencia en Chaco por una falla en el motor.

“Todo fue con normalidad. La emergencia fue por el motor, pero el aterrizaje resultó normal, nada forzado. Bajó en Resistencia porque era la ciudad más cercana. Vamos a continuar en otro avión y a la medianoche ya estaremos en Paraguay”, comentó el referí a Olé.

Con toda la situación resuelta, el partido se disputará esta noche desde las 21.45.