Hace algunas semanas estalló la disputa entre Lleyton Hewitt, líder del equipo de Copa Davis, y Bernard Tomic, raqueta acostumbrada en el equipo nacional que se ha visto relegado desde la llegada del ex número 1 del mundo al banco de suplentes. No obstante ante la serie exitosa ante Bosnia Herzegovina el tenista no fue convocado una vez más.

Por ello Tomic prendió el ventilador y develó una vieja pelea que los separó hace casi una década, en la serie ante Taiwán por la Copa Davis de 2010, por unas supuestas declaraciones del jugador a la prensa

“Me sentó y me dijo: ‘No jugarás la Copa Davis mañana a menos que me cuentes qué es lo que has dicho’. Me sentí intimidado y acosado. Eso es todo lo que puedo decir. Tenía 16 años en una eliminatoria de Copa Davis en Melbourne”, señaló en una entrevista con 60 Minutes.

En su momento Hewitt replicó las acusaciones pero Tomic, actual número 85 del ránking ATP, no escatimó en responderle con fiereza: “Le envié un mensaje amenazante y le dije ‘Si te acercas a un metro de mí, te golpearé’. Y sabe que si me dice ‘si alguna vez intenta hablar conmigo, ven a un metro’, me mantendré en pie. ¿Qué mencioné a su familia? Eso es muy bajo. ¿Cuánto te tienes que rebajar para decir que mencioné a su familia y sus hijos? Es una de las peores cosas que he escuchado de él. Mantengo mi amenaza hacia él, pero no amenacé a su familia”.

Además, la situación se da en medio de la crítica de Hewitt hace algunos días contra el nuevo formato de la clásica copa mundial de tenis: “Todo se resume en que en este momento, con su grupo (por el consorcio de Gerard Piqué) que se ha adherido a la ITF, están dirigiendo la ITF. Y por eso vemos a todos los patrocinadores españoles. Y una liga de fútbol es el principal patrocinador de la Copa Davis, lo que es alucinante”.

Por último la segunda mejor raqueta de Australia apuntó contra la federación australiana por la elección de Hewitt como capitán de Copa Davis: “No es justo. Tiene mucho poder y no es justo para la Davis y para jugadores que no podrán jugar la competición por el poder que él tiene ahora. Creo que esa competición es una de las mejores cosas que hay en el mundo. Gané 20 partidos y perdí solo 3”, cerró Tomic.