De manera preventiva en la ciudad de Granadero Baigorria, el atacante fue demorado tras arrojar un resultado de elevada cantidad de alcohol en sangre.

El resultado fue de 1.25 y su detención se dio alrededor de las 4:30 de la madrugada, cuando eludió un móvil policial a alta velocidad y no respondió a la voz de alto. Sumado a que no poseía la documentación del rodado, al parecer de propiedad de su representante, habría mostrado una actitud prepotente para someterse a la revisión.

Lo ocurrido evitó que el ex Argentinos Juniors se presentara a entrenar, a la espera de una fuerte sanción por parte de Newell’s. El automóvil fue secuestrado mientras que el santafesino fue trasladado a la Comisaría 24ª de la zona.