Luego de haber finalizado el encuentro entre Boca y River, los jugadores del Millonario se abrazaron en la mitad del campo de juego y comenzaron los festejos. Entre ellos, apareció un seguridad de una empresa privada y abrazó a algunos jugadores. Se trata de Néstor Gabriel Portillo, ahora ex empleado de la agencia PCP.

“Me echaron porque me abracé con Pratto y Suárez. La alegría no me la va a quitar nadie, hay que seguir adelante. Tengo una familia, tengo que conseguir otro laburo. La mano está jodida”, contó Gabriel Portillo en diálogo con La Página Millonaria. Además, agregó: “Cuando me abrazo con los dos jugadores, me manda en cana Arévalo (periodista) y me llama un supervisor a la base de Boca. Me dicen: ‘¿Qué pasó? Me abracé con los jugadores’. Me dijeron que eso no se podía hacer”, indicó.

Con respecto a su accionar, el ex empleado de la empresa PCP, afirmó: “Somos seres humanos, es una acción. Salió otro y me dijo ‘a la una de la tarde andá a la empresa’. Cuando fui, el flaco que me atiende me dice ‘¿vos te das cuenta de lo que hiciste? Vos sos un profesional”, señaló.

Por último, explicó su salida de la empresa: “¿Vos viste la repercusión que tuvo esto? Boca quiere que te echemos”, fueron las palabras de uno de sus jefes en la empresa. “Fuimos a la oficina y me dijo: ‘vos incitaste a la violencia, le hiciste burlas a Buffarini y a los periodistas’. Yo sólo abracé a Pratto y a Suárez, no me crucé con nadie, no hablé con nadie y fui a la base a trabajar”, puntualizó.

Sobre el hecho puntual, la empresa PCP emitió un comunicado en Facebook: “Anoche, un evento potencialmente riesgoso culminó sin ningún tipo de disturbios, 0 heridos, 0 incidentes, un trabajo realmente impecable. Pero esto se vio afectado por la actitud de un vigilador, una persona que no supo hacer a un lado su pasión de hincha para poder cumplir con sus labores como corresponde. A raíz de esto la empresa tomará las acciones correspondientes al caso”.