Todo iba normal, estaba por comenzar el entrenamiento vespertino del plantel cuando Marcelo Gallardo acusó fuertes dolores en la zona renal. Acompañado por el cuerpo técnico, se dirigió al vestuario y en conjunto se decidió trasladarlo al Sanatorio de Los Arcos, acompañado por Federico Brandt, uno de los médicos del club.

Al parecer, la dolencia se debe a cálculos renales y pasará la noche en observación. En principio no hará ningún tratamiento invasivo, aunque es probable que deba tomar mucho líquido para limpiar el aparato urinario ó medicarse con analgésicos para calmar la molestia.

El puntero de la Superliga volverá a los entrenamientos el miércoles a las 9, en Ezeiza, y es poco factible la presencia del DT. Por lo pronto, Matías Biscay y Hernán Buján comandarán los ensayos de cara a la visita a Unión, el domingo a las 21.45 en Santa Fe.

“Recién nos dijeron bien qué le pasó a Marcelo. Le deseamos una pronta recuperación y le decimos que lo esperamos acá para seguir ganando y estar prendidos ahí arriba en la tabla”, afirmó Franco Armani en rueda de prensa.