La intención de que el fútbol sudamericano vuelva al ruedo sigue firme para la Confederación Sudamericana de Fútbol, con un plan de acción que dentro de 60 días estipula que la pelota ruede.

La novedad que presentó el secretario general adjunto de Conmebol, Gonzalo Belloso, es que Río de Janeiro y Córdoba son las sedes ideales para recibir las finales de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana, respectivamente.

“Hoy, el Plan A, B y C es que se pueda jugar ahí. Elegir ciudades así es elegir toda la experiencia de la ciudad: el turismo, la gastronomía y todo lo que puede ofrecer. Estaremos monitoreando permanentemente y tomaremos la decisión más adelante, pero es importante que esté arriba de la mesa todo lo que la ciudad puede brindar”, explicó el Pejerrey en Estudio Fútbol.