El próximo 7 de agosto será el desquite en Manchester, donde el City deberá defender el 2-1 logrado en España. Del otro lado estará el reciente campeón de La Liga, que recuperó su mejor forma de la mano de Zinedine Zidane, factor que Pep Guardiola sabe a la perfección más allá de tener confianza en sus jugadores.

“Tenemos un buen resultado del partido de ida. Si jugamos con ese resultado, tendremos muchas dificultades para poder pasar. Hemos de intentar llegar al minuto 95 diciendo que hemos sido nosotros con lo bueno y lo malo que tiene el equipo. No hay que pensar demasiado en la ventaja que tenemos. Si hay un equipo que pueda darle vuelta son estos grandes equipos, como también el Barcelona o el Bayern. Conocen estas competiciones y las saben jugar”, destacó.

Acerca de la impronta de “Zizou” en la dirección técnica, profesión que lo vio brillar con tres “Orejonas” consecutivas en la Casablanca, el español fue categórico para alabar su figura como jugador y también en su rol actual: “Fue ¡buah! ¡Lo que me habría gustado jugar con él! Tuve la desgracia de encontrármelo en contra en la selección francesa. Hace muy bien al fútbol en los buenos y malos momentos y me alegro”.

“Aunque la gente no me lo pueda creer, porque es del Real Madrid, me alegro mucho que le vayan bien las cosas porque es muy bueno para el fútbol que le vayan bien las cosas a gente como él. Si ha hecho lo que ha hecho, ganando tres Champions seguidas, quitándole dos Ligas al Barça cuando el Barça en esta década ha dominado esta competición como ningún club en el mundo, demuestra su capacidad”, cerró en DAZN.