Javier Mascherano y Ezequiel Lavezzi disputaron su último partido como local con la camiseta del Hebei Fortune chino y el club los despidió a lo grande.

Desde la institución asiática le regalaron una camiseta enmarcada y en la tribuna desplegaron una gran bandera despidiendo a los argentinos.

La enorme bandera dice: “Las leyendas nunca mueren. Nunca van a ser olvidados” y tiene imágenes de ambos futbolistas.

El partido finalizó 3-1 para Guangzhou Evergrande y el gol para el conjunto local lo convirtió el Pocho Lavezzi de cabeza. Así, se cierra la etapa para ambos, que inició en 2016 para el delantero (aun con rumbo incierto) y en 2018 para Masche (que regresará al fútbol argentino para jugar en Estudiantes).