Toda persona que haya mamado de cerca la filosofía de Marcelo Bielsa, de seguro, “sufrirá” las secuelas de pregonar su trabajo. Mauricio Pochettino, Diego Simeone y Hernán Crespo, entre otros, son claros ejemplos de una camada de técnicos cuyos equipos juegan similar al pensamiento bielsista. Quizás el más acentuado en el fútbol local es Gabriel Heinze, que no para de mostrar sus pautas estrictas a la hora de dirigir un plantel juvenil que aspira a clasificar a certámenes internacionales.

Lo llamativo es que Nicolás Domínguez, volante que está bajo las órdenes del ex Real Madrid y Manchester United, reveló un aspecto que causó asombro por lo meticuloso del asunto: día por medio y antes de cada partido, los jugadores son subidos a la balanza para ver si mantuvieron su peso ideal. “Él quiere que estemos flacos y la dieta la tenés que llevar día a día, porque si llegás mal, hay multa económica”, confesó.

¿La sanción en caso de no cumplir? Hay 500 gramos de margen, pero, excedida esa cifra, se cobran 100 pesos por cada 100 gramos de más. El dinero debe abonarse al día siguiente sin excepción. El “Gringo” no da tregua y causa sensación en el ambiente de Liniers, que se olvidó del descenso y sueña con dar pelea en el corto plazo.