El mundo le rindió tributo al Diez en su paso a la inmortalidad. Sin embargo, ayer uno se destacó por su originalidad: Renato Gaucho, entrenador de Gremio, lo hizo en el encuentro ante Guaraní, correspondiente a los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

El DT salió a dirigir con la camiseta de la Selección Argentina, portando el 10 y el nombre de Maradona en la espalda, y luego en conferencia de prensa remarcó que para él “nunca va a morir” ese amigo que supo ganarse hace varias décadas.

“Hoy el fútbol, el mundo, perdió un genio, una leyenda, un jugador extraordinario, un gran amigo. Era un persona de otro planeta, de otro mundo. Estoy muy orgulloso de ser su amigo”, expresó Renato Gaucho.

Con una amistad que se forjó en Italia, en 1988, el ídolo máximo del Tricolor recordó un gesto del Diez que lo marcó: “Guardo con mucho cariño una imagen de un juego a beneficio de Zico, en el medio de todo el mundo me hace un gesto de reverencia, un gesto de cariño”, cerró.