[VIDEO] El Globo se lució en un Ducó repleto y vapuleó a Independiente Rivadavia por 4-0. Pero Atlético Tucumán también ganó y disputarán una final por el quinto ascenso. Este martes al mediodía se define el día y si será con público.

En la vuelta de los hinchas de Huracán al Ducó tras las dos fechas de suspensión, las tribunas estuvieron colmadas y los casi 30.000 quemeros que fueron a alentar al equipo se quedaron con las ganas de concretar el ansiado regreso a Primera División. Para eso deberán esperar, al menos hasta el viernes, cuando el Globo enfrente a Atlético Tucumán (viernes, sábado o domingo son las opciones que se manejaban al cierre de esta edición, el lunes a la noche). La cita para el desempate quedará establecida este martes al mediodía, cuando dirigentes de ambos finalistas asistan a AFA y definan las condiciones: día, horario y si habrá público de ambos equipos. Hasta el momento, lo único concreto es que se disputará en Córdoba, aunque puede ser en el estadio de Instituto o en el Mario Alberto Kempes.

La historia se encaminó rápido en Parque Patricios, con el primero de Ábila, quien tuvo una noche ideal. A los ocho minutos, el Pity Martínez capturó un rebote, desbordó por izquierda y asistió a Wanchope para que, pese a estar un pasito adelantado, abriera el marcador. Y 10 minutos más tarde, el Globo aumentó la ventaja, demostrando la clara superioridad sobre la Lepra mendocina, que sufría muchísimo en el fondo cada vez que Toranzo levantaba la cabeza y buscaba a un compañero. Precisamente el Pato asistió a Ábila con un pelotazo entre los centrales y el ex Instituto la picó de zurda para el delirio de toda la gente. Eso no iba a ser todo para el cordobés.

Sin embargo, de a poco la fiesta en el Palacio Ducó se opacó. No porque Independiente Rivadavia hubiera reaccionado, ya que estaba lejos de inquietar a Marcos Díaz, sino por lo que sucedía en Tucumán: en el complemento, el Decano dio vuelta el partido tras encontrarse en desventaja y conseguir la igualdad en la primera etapa, resultado que le permitía a Huracán ascender. Pese a que luego Atlético se floreó y goleó por 4-1 a Santamarina, que también llegaba con chances, el equipo de Néstor Apuzzo no aflojó. A los 11 minutos del segundo tiempo, en otra exquisita definición pero esta vez de derecha, Wanchope Ábila decretó la goleada al tirársela por encima al arquero Scapparoni. De esta manera, el centrodelantero llegó a nueve tantos en el campeonato y fue el máximo goleador de la Zona B e igualó a Nicolás Mazzola, quien alcanzó la misma suma en la Zona A. En el final, tras una buena jugada colectiva, Iván Moreno y Fabianesi convirtió el cuarto y marcó su primer tanto con la camiseta de Huracán.

Los “ocho escalones” que tanto mencionó Apuzzo desde su asunción, especulando con la eventual final de la Copa Argentina, ya pasaron. Ahora surgió un noveno y Huracán deberá superarlo para recuperar su plaza en Primera.

Los goles

Desde el campo de juego, tras la transmisión del partido, GDV dialogó con Apuzzo, Vismara y Toranzo

Foto: Olé