Este martes un histórico como Iker Casillas anunció su retira definitivo de la actividad profesional, tras mantenerse un año como inactivo luego del problema cardíaco que lo alejó de las canchas.

“Hoy es uno de los días más importantes y a la vez más difíciles de mi vida deportiva: ha llegado el momento de decir adiós (…) Lo importante es el camino que recorres y la gente que te acompaña, no el destino al que te lleva, porque eso, con trabajo y esfuerzo, llega solo y creo que puedo decir, sin dudar, que ha sido el camino y el destino soñado. Grac1as”, escribió Casillas junto a un comunicado en el que recuerda sus inicios y el camino recorrido en su carrera.

Las problemas para Iker comenzaron en mayo de 2019, cuando vistiendo la camiseta de Porto de Portugal sufrió un infarto que lo obligó a hacer reposo y alejarse de la alta competencia. Atrás quedó su larga etapa en Real Madrid, el club que lo acompañó la mayor parte de su carrera, y el gran golpe que significó levantar la Copa de Mundo con España en Sudáfrica 2010.

“Tengo claro que no es un punto y final, el viaje no acaba aquí. Esto sigue y estoy seguro que pronto nos encontraremos de nuevo. Hoy dejo atrás esos tres palos que me vieron crecer como portero, los que en cada momento me colocaron en mi sitio y me obligaron a mantener los pies en la tierra, esos tres palos a los que tanto debo y que seguro que echaré de menos. Y allí también os dejaré a vosotros, mis fieles aliados, allí colgaré los guantes”, concluyó el comunicado de Casillas.

De esta manera el arquero español, quien fue elegido como el mejor de la historia de Real Madrid y donde disputó 725 partidos y consiguió 19 títulos, le dice adiós a la actividad oficial. Además, en su paso por Porto acumuló 4 títulos. Como capitán de la Furia alzó el máximo trofeo de la FIFA, y 5 veces fue elegido el mejor arquero del mundo e igual cantidad de veces incluido en el Once Ideal de la FIFA.