El seleccionado inglés de rugby logró un triunfo clave para seguir en la cima del Seis Naciones, junto a Irlanda, y así encaminarse a su sueño de lograr un histórico triplete. Los de Eddie Jones dieron una cátedra en Twickenham.

En una ráfaga en los minutos iniciales la Rosa encontró la diferencia suficiente para vencer a un duro rival como Gales. Dos tries de Jonny May -en el primero con un exquisito rastrón de Owen Farrell- dejaron la chapa 12 a 0.

Los Dragones Rojos descontaron por medio del apertura Rhys Patchell, y sobre el final, con un envío de Gareth Anscombe, quien pudo firmar un try pero el TMO se lo negó equívocamente.

El conjunto que dirige Warren Gatland buscó con empuje cuando el reloj apremiaba, pero la defensa perfecta del local y las enormes ausencias por lesión -Leigh Halfpenny, Dan Biggar, Liam Williams, Sam Warburton, Taulupe Faletau, Jonathan Davies y Rhys Webb; más allá de que hoy retornó George North- conspiraron contra cualquier ocasión que pudiera revertir la historia.

 

Irlanda apabulló a Italia

El Trébol selló una cómoda victoria por 56-19 ante la Azurra para subirse a lo más alto del certamen. Ante su gente los de verde se despacharon con ocho tries.

Luego de vencer en forma agónica a Francia, el seleccionado irlandés de rugby tenía ante sí una oportunidad para exhibir su fortaleza ante una Italia que no opuso resistencia.

Sólo un tiempo le bastó al Trébol para liquidar las pretensiones de su rival de turno merced a cuatro tries. Robbie Henshaw, Conor Murray, Bundee Aki y Keith Earls llevaron la guinda a la zona prometida y Jonathan Sexton se encargó de acertar todo lo que pateó.

El complemento en el Aviva Stadium estuvo prácticamente de más, pese a que la visita esbozó una tibia reacción cuando el local levantó el pie del acelerador y comenzó a pensar en lo que se vendrá.

Un nuevo try de Henshaw, sumado a los de Rory Best y Jacob Stockdale -por duplicado-, y los aciertos de Sexton y del ingresado Joey Carbery le bajaron la persiana a la historia. La visita descontó con conquistas de Tommaso Allan, Edoardo Gori y Matteo Minozzi que culminaron de redondear el 56-19. Así Irlanda se subió a la cima junto a Inglaterra.