Apenas una semana después del regreso de la Copa Libertadores, la pandemia de coronavirus empieza a complicar el normal desarrollo del certamen y podría confirmarse la primera cancelación de un partido. Este martes, el gobierno de Guayaquil anunció la clausura temporal del estadio “Monumental” para forzar la suspensión de Barcelona – Flamengo, estipulado para las 19.15.

En horas del mediodía, la alcaldesa Cyntia Viteri decidió enviar a la concentración del “Mengao” un grupo de la Dirección de Salud, Riesgos y Deportes para conocer la situación y solicitar un informe a la CONMEBOL. Al no recibir una respuesta inmediata, las autoridades anunciaron la “inhabilitación temporal del estadio para encuentros deportivos de cualquier índole”, por lo que resta resolver si se reprograma el encuentro para otro día o se busca un nuevo escenario.

“No sé si es correcto o no, pero respetamos a las autoridades. Lo que queremos es recibir una comunicación oficial, nosotros recibimos todos los protocolos de CONMEBOL. Una vez que recibamos un documento, vamos a ver qué hacer, con calma y tranquilidad. Flamengo hará lo que es mejor para el club, para Guayaquil y para Ecuador”, aseguró Marcos Braz, vicepresidente del monarca defensor.