El cóctel pegó fuerte. Algunos con un nudo en la garganta, otros en el pecho, y el resto con efectos inmediatos. A sus 66 años, Alejandro Sabella se dirigió en un vehículo manejado por él mismo desde La Plata hacia la Capital Federal para someterse a revisión.

¿A qué se debe? La cruda noticia del fallecimiento de Diego Maradona le impactó de lleno, por eso optó junto a su esposa y su hijo Alejo, dirigirse a un centro asistencial de Belgrano. Como ya tuvo episodios cardíacos, su médico recomendó internarlo por prevención.

Le realizaron diferentes chequeos, está estable y en las próximas horas espera recibir el alta. Por el momento, preservado con las consecuencias lógicas del deceso del Diez. Disparo al corazón del pueblo argentino.