Con oficio y eficiencia en el segundo tiempo Irlanda logró revertir un marcador que era adverso ante un rival que hizo méritos para cortar la racha sin victorias que ahora se elevó a 20 partidos.

Los de verde, segundos en el ránking de la World Rugby, debieron transpirar más de la cuenta luego de que el local se marchó al descanso en ventaja por 16 a 12 tras reaccionar a puro corazón pese a la baja de su líder y capitán, el octavo Sergio Parisse.

Desde el choque frontal con los forwards el Trébol encontró la primera conquista en el Olímpico por medio del segunda línea Quinn Roux. Sobre los 22′ un yerro de Michele Campagnaro, indeciso entre tomar una salida o jugarla en forma arriesgada con el pie, le permitió hacerse de la guinda a Jacob Stockdale y enfilar solo al in goal.

Así de fácil golpeó el equipo de Joe Smith, que sin embargo no se mostró muy seguro con las manos en la primera etapa. Por ello Italia logró responder cuando una pérdida desde el line le cayó al escurridizo fullback Jayden Hayward, quien superó tres marcas y puso el juego a cinco metros de la conquista. Una nueva fase derivó en un preciso salteo de Tommaso Allan para que Edoardo Padovani apoye en la bandera derecha.

El envión anímico revitalizó al local, que además demostró todo su poderío en la ofensiva por medio de Hayward, su hombre de quiebre, con el apoyo del medioscrum Tito Tebaldi. Justamente el 9 empezó a construir el segundo try de su equipo al arrebatarle la posesión a su rival Conor Murray y poner un kick al fondo que con algo de duda quedó en manos de Padovani. Con una línea de touch que apremiaba la jugada continuó por el otro lado con el choque frontal de Maxime Mbanda y la limpieza posterior con try que firmó el centro Luca Morisi.

El descanso encontró al XV conducido por Conor O’Shea inesperadamente al frente del score por cuatro puntos. Era claro que Irlanda iría todo por el todo en el complemento para quebrar a Italia, que debía mantener la calma y la claridad en defensa. Sin embargo ese ítem no suele decir presente en el ADN de la Azzurra.

Sobre los 5′ de la parte final la frontalidad del Trébol desnudó poco a poco la defensa, y tras varias ventajas, apareció el wing Keith Earls para encontrar un espacio pegado a la formación y zambullirse. El mismo wing pudo quebrar definitivamente el juego cuando ganó la espalda de Morisi y quebró la línea defensiva. Lamentablemente para él sus compañeros no siguieron su ritmo y entre Campagnaro y Padovani le cerraron las puertas.

El Trébol siguió golpeando en búsqueda del bonus, y finalmente lo consiguió con el try de Murray, luego de salir airoso de un colapso de maul que tenía pinta de try penal. El certero apertura Jonathan Sexton hizo el resto (sólo falló una conversión) y así los de verde firmaron un triunfo que les permite llegar a nueve unidades, quedando un punto por detrás de Inglaterra y a tres de líder Gales, con quien chocará en la fecha final.