Luego de la desaparición de Emiliano Sala, el plantel de Nantes se entrenó por primera vez y contó con la presencia de varios hinchas. Los ex compañeros del argentino se acercaron a hablar con los fanáticos (solo podían ingresar 300): “Que sean solidarios y respeten a la familia que todavía rechaza hacer un duelo y que sigue creyendo”, pidió el capitán, Valentín Rongier.

Además, Rongier aclaró: “No vamos a hacer un minuto de silencio porque todavía tenemos esperanzas y hasta que no haya una certeza vamos a respetar a la familia y creer hasta el final”, explicó.

Por último, Halilhodzic habló ante los micrófonos y sentenció: “No tengo palabras para expresar mi tristeza. La vida puede ser cruel e injusta. Esto no es normal, él no se merece esto”, dijo el entrenador de Nantes. Además, puntualizó: “Para mí, puede que sea el momento más difícil de mi vida deportiva. He vivido otros, pero deportivamente esto me ha conmovido por completo. En los rostros hay lágrimas y tristeza”, cerró.