A más de una década de su punto más alto como futbolista, de la mano de la titularidad en el Scratch y su presencia en varios grandes de Europa, el delantero brasileño Julio Baptista decidió colgar los botines.

Con 37 años sobre la espalda, la Bestia, quien fue campeón con su seleccionado en las ediciones 2004 y 2007 de la Copa América -en la última castigando en la definición a la Argentina de Alfio Basile-, le puso fin a una larga carrera.

“Después de más de 20 años en la élite del fútbol es momento de dar un paso a un lado y anunciar que he decidido finalizar mi carrera como jugador. Comienzo una nueva vida, y quiero mostrar mi agradecimiento a todos los que han hecho posible que cumpliera mi sueño. Gracias a todos”, indicó el ahora exjugador.

Baptista debutó en Sao Paulo y luego emigró a Europa para vestir las camisetas de Sevilla, Real Madrid, Arsenal, Roma y Málaga. Regresó a su tierra para actuar en Cruzeiro y culminó su carrera con pasos por Orlando City de la MLS y Cluj de Rumania. Además jugó en el Mundial de Sudáfrica 2010.