Gonzalo Higuaín es hoy uno de los jugadores más buscados en el mercado de pases europeo. Por eso, luego de la partida de Álvaro Morata, quien volvió al Real Madrid, Juventus busca reforzar la delantera de la mejor manera posible. Estarían dispuestos a pagar 94,7 millones de euros por él.

En los últimos días llegaron a Nápoli pedidos desde el Arsenal de Inglaterra, quienes ofrecían 60 millones de euros y la ficha de Olivier Giroud, la cual no fue aceptada. También el Hebei Fortune de China (equipo donde juega Ezequiel Lavezzi), donde ganaría 50 millones anuales, pero dijo no ya que pretende seguir en ligas competitivas.

El campeón italiano pretende pagar la cláusula de rescisión del Pipa y tendría un sueldo anual de 7,5 millones de euros. El presidente del conjunto del sur de italia, Aurelio De Laurentiis, considera al delantero como pieza clave del equipo, por lo que se hace difícil la transferencia. Mientras tanto ambos clubes negocian por el arribo del argentino Roberto Pereyra al Azzurri.