El mediocampista central, Matías Kranevitter contó como pasas sus días en Monterrey en medio de la pandemia del coronavirus y volvió a expresar su deseo de regresar al Millonario “cuando las condiciones sean las necesarias”. Además, se refirió a la salida de sus compatriotas Lionel Vangioni y Marcelo Barovero.

“Esta semana fue complicada en Monterrey. La gente se está contagiando bastante, acá en México hay muchos más contagiados y más muertos que en la Argentina. Todavía no estamos entrenando, seguimos en casa. Solo nos hicieron un control por coronavirus y por suerte nos dio negativo a todos. Este viernes tenemos otro. No cerraron la frontera con Estados Unidos ni con el resto de los países. Quizás fue tarde comparado con nuestro país. Ojalá que esto pase rápido. Creo que hay que volver de a poco, con las medidas que se tengan que tomar”, contó Kranevitter.

En el mismo sentido agregó:”El club se portó muy bien con todos. Estuvieron siempre a disposición, nos traían herramientas para entrenar hasta nuestras casas y aunque no sea lo mismo, estamos bien. Cada tres días nos tenemos que medir el peso con la nutricionista. Ya van a ser tres meses desde que estamos encerrados. Los entrenadores son fundamentales para la confianza del jugador”, remarcó el mediocampista.

Además, volvió a dejar en claro que su intención es regresar a River en un futuro: “Siempre dije que es el club en donde uno quiere estar. Estuve nueve años ahí y el club me dio todo. Me encantaría volver en algún momento. Mi mente piensa en volver, pero cuando las condiciones sean las necesarias. Hoy en día mi decisión es estar acá y es un desafío enorme.. Estoy en un lugar donde me siento muy importante y espero que sea un gran año para mí. Cuando uno ya no disfruta es cuando las cosas van mal pero acá estoy feliz”, afirmó.

Por último se refirió a la salidas de sus compatriotas y ex compañeros en River, Marcelo Barovero y Leonel Vangoni: “Yo llegué en enero y compartí poco tiempo por la suspensión de la liga. Ellos decidirán lo que es mejor para ellos. La verdad que me recibieron muy bien y dejaron una huella muy importante en Monterrey. Éramos siete argentinos y ahora quedamos cuatro. Barovero no me dijo nada de adónde se va a ir, será lo mejor para él y a su familia”, cerró.