“No lloren. ¿Saben cuántas finales perdí yo? Un montón. Los partidos se ganan y se pierden. En el fútbol siempre hay revancha. Hay que seguir, ustedes son chicos”, fueron las palabras del “Gringo” para un combinado de chicos, visiblemente fastidiados por el resultado.

Vélez acababa de derrotar 1-0 a Chacarita en la Villa Olímpica y la visita no pudo evitar el descenso de categoría. A flor de piel, los jugadores del “Funebrero” estallaron contra el árbitro hasta que se toparon con la tranquilidad que les transmitió el ex defensor.

“Es una persona igual que vos. ¿Y si se equivocó? ¿No lo pensaste?”, fue la consulta que dejó razonando a uno de los pequeños. Así como vive los partidos con pasión y énfasis, causó buenas sensaciones esta faceta instructora del entrenador.