La situación los desbordó y el ímpetu por sacar pecho de alguna manera terminó por “enfrentar” las partes en busca de una decisión para el bien común. Con el fantasma de la eliminación en fase de grupos dando vueltas, la milagrosa clasificación a Octavos finalizó con el sopapo de Francia, posterior campeón.

Pero aquel cónclave dentro del Bronnitsy Training Centre, tras la derrota categórica contra Croacia, sigue dando que hablar. Lucas Biglia, uno de los referentes de aquella camada, decidió detallar cuál fue el pedido que le realizaron al técnico en los días previos al compromiso frente a Nigeria. “Planteamos que nos íbamos. Que necesitábamos cosas simples porque nos íbamos. Jugamos con un esquema contra Islandia. Otro esquema contra Croacia. Y contra Nigeria nos íbamos”, contó.

Convencidos de que el laboratorio no estaba para experimentar, le fueron de frente a Jorge Sampaoli con la urgencia de encontrar respuestas. “No teníamos tiempo como para hacer un esquema. No, vamos a lo normal. A lo que mejor nos puede salir o a lo que mejor nos ha salido en este tiempo porque nos vamos. No es ningún planteamiento, es buscar la solución a los problemas”, explicó en TyC Sports.

“No jugamos bien ningún partido. Partiendo de esa base es muy probable que te toque irte antes de lo que habías pensado. Hacía cuatro años que veníamos de jugar una final y pensábamos que íbamos a llegar a otra final así porque sí. La relación con el técnico es totalmente normal pero obviamente que cuando uno siente una incomodidad se lo planteamos, si no seríamos unos hipócritas”, finalizó tajante.