Los veintisiete veranos que acaba de cumplir Neymar Jr. reflejan una carrera exitosa que aún tiene muchos años por delante, pero también delatan lesiones complicadas que lo tuvieron (y tienen) al maltraer. Por eso, en pleno festejo junto a sus compañeros, tomó la palabra y rompió en llanto al referirse a su recuperación que le demandará casi dos meses. “Lo que más querría de regalo hoy es un metatarso nuevo para que pudiese estar en la cancha luchando, guerreando y haciendo lo que más amo, que es jugar al fútbol”, comenzó.

Con varios integrantes del plantel del PSG, el delantero fue la estrella de la noche a pesar de estar con muletas pero un particular look como acostumbra a mostrar. La tristeza, sin embargo, fue inevitable: “para quien es atleta sabe que estamos acá, saltando, pero es difícil, cansador”. 

En la fiesta se hicieron presentes su hijo Davi Lucca, Angel Di María, Alphonse Areola, Leandro Paredes, Dani Alves y otras figuras del club parisino. Ney dio la nota bailando en silla de ruedas…