El mediocampista de 34 años, quien dejó atrás el retiro para saldar una “cuenta pendiente”, se emocionó al referirse al presente que vive en el Docke, protagonista en la lucha por el título en la Primera C.

“Era una cuenta pendiente, en Armenio se portaron mal y me cansé, pero les demostré a mis hijos que podía seguir jugando y que tranquilamente podía llegar a cumplir un nuevo objetivo, que es salir campeón, y Dios quiera que se me pueda dar esa posibilidad”, remarcó entre lágrimas en diálogo con Todo Un Palo, por TyC Sports.

Valor importante en el equipo del Sur, Giménez supo jugar en Tigre, Boca Juniors, San Lorenzo, Belgrano de Córdoba, Huracán, Olimpia (Paraguay), Rionegro Águilas (Colombia), Argentinos Juniors y Armenio, donde rescindió su contrato hasta esta nueva oportunidad.