Es muy querido en el mundo River por los goles claves que enterraron de raíz las críticas del alto costo de su fichaje, sin embargo cargaba con una cruz difícil de sostener.

Los festejos ante Boca en la Copa Libertadores 2018 y la definición en la Recopa Sudamericana 2019 frente a Athletico Paranaense fueron importantes, aunque el error en la última final con Flamengo lo condenó.

Más allá de eso, no convertía desde el 31 de mayo del año pasado. Contra Binacional ingresó a los 70 minutos y se despachó con dos festejos para despedir la mala racha tras 30 partidos.

Se cuenta como un refuerzo para Marcelo Gallardo, que además recuperó un delantero que arrastró problemas físicas en el último tramo.