El fútbol argentino es una fuente inagotable que exporta talentos a las grandes ligas. Muchos de ellos logran llegar a representar a su país tempranamente como es el caso de Juan Sebastián Sforza, volante zurdo que juega en la Sexta y es capitán de la Sub 17 de Pablo Aimar, que se prepara para el Sudamericano de Perú que tendrá lugar entre el 21 de este mes y el 14 de abril.
El joven ya despertó el interés de Manchester City, West Ham, Milán y Bayer Múnich pero en Rosario no quieren saber nada con perderlo. Se habla de 2 millones de euros por su pase pero la Lepra se encargó de hacerle firmar su primer contrato profesional hasta junio de 2022. Lo llamativo es que su agente es nada más ni nada menos que Matías Messi, el más polémico de la familia, involucrado en numerosos escándalos que transgreden la ley. De todas formas, comparte la representación con Claudio Curti, quien tiene en su poder jugadores como Juan Foyth, Facundo Roncaglia, Kevin Mac Allister, Oscar Ustari e Ismael Sosa, entre otros.
Sforza nació en la capital santafesina el 14 de febrero de 2002 y llegó a Newell’s hace cuatro años, cuando la Sub 15 lo alineó en sus filas. Esta vez, el hermano del 10 no está envuelto en casos de drogas y armas, sino cerca de la pelota y su entorno, tal como el apellido lo indica, allá a lo lejos, en la élite del Barcelona.