La noticia es cruda y un tanto irreal, difícil de digerir. Los grandes protagonistas del planeta fútbol se pronunciaron en el adiós a uno de los mortales más queridos como lo fue “Pelusa”, y Marcelo Bielsa no quiso perderse la chance de resumir su parecer: “Fue para nosotros y va a seguir siendo un ídolo. Que ya no esté nos da muchísima pena. La pérdida de un ídolo es una sensación de debilidad para todos nosotros. El mito, la leyenda hace que un pueblo crea que lo que hace esa persona somos capaces de hacerlo todos. Por eso la pérdida de un ídolo golpea tanto a los más excluidos, a los más indefensos, porque son los que más necesitan creer que es posible triunfar”.

En la última conferencia de prensa, el entrenador de Leeds United también reflejó lo que generó Diego fuera de la cancha, dando lugar al nacimiento de obras imborrables en la retina de sus discípulos. “Maradona fue un artista. La dimensión de su arte tiene infinidad de reconocimientos. Para poner un ejemplo que sale de lo común, las canciones que se han escrito sobre él son extraordinarias. En su partido despedida, lo que fue conmovedor fue su relación con el público. Pero todo lo que él hizo como futbolista fue de una belleza inigualable”, agregó.

La anécdota más conocida entre ellos la contó el propio 10, de la época en la que había sido nominado para integrar el Departamento de Fútbol de Boca como una especie de manager en 2005. En aquel momento, bajo la presidencia de Mauricio Macri, llamó al “Loco” para ofrecerle la dirección técnica del equipo aunque la respuesta no fue la deseada: “Yo, por usted, voy al fin del mundo, pero con su presidente no me sentaría a tomar ni la borra de un café”. Finalmente, el cargo le fue ofrecido a Alfio Basile, que terminó encabezando un exitoso ciclo.