La rispidez que originó en el seno de Conmebol tras los dichos de Lionel Messi con la eliminación contra Brasil y la posterior expulsión ante Chile, en la pasada Copa América, parecen haber quedado atrás en palabras de Alejandro Domínguez.

“Somos todos hombres del fútbol y entiendo el momento de calentura. La roja particularmente a él y a Medel me parece que fue innecesaria, era evitable, y lamentablemente ocurrió una vez más. Ya dimos vuelta la página, somos gente del fútbol, entendemos, los comprendo a Chiqui (Tapia) y a Lio”.

Se suele remarcar que el fútbol otorga revancha y así lo piensa Domínguez, con la realización del certamen continental en nuestro país (y Colombia) en 2021: “El año que viene, si Dios quiere y todo va bien, la Copa América será en Argentina y Colombia, y es una gran oportunidad para volver a ser protagonista. Y Argentina tiene todas las condiciones para ser campeón de una copa, que aunque que se juegue allá no significa que tenga un beneficio no deportivo”, expresó.

Asimismo, el mandatario de la Conmebol agradeció que haya pedido perdón ya que “cuando el mejor del mundo dice algo así no sólo repercute en lo deportivo: el prestigio de la Conmebol se ve afectado”. Por último repitió su deseo de ver a la Pulga alzar la Copa del Mundo antes de colgar los botines: “Me encantaría verlo levantar una Copa del Mundo (…) Un continente que tiene al mejor del mundo lo quiere en su mejor momento y en su mejor esplendor”, cerró.