Luego de varias especulaciones, se descartó la fecha inicial (27 de noviembre) en que se iba a disputar el choque entre los dos mejores del certamen federal. Confirmado oficialmente por la organización, será el viernes 13 en Mendoza, y desde el banco de suplentes de Central Córdoba saltaron de bronca.

“Nos modifica la planificación. Primero era el 27, después el 4, luego el 11 y ahora el 13. Algunos muchachos habían sacado pasajes para las vacaciones. Les cuesta una moneda poder anularlos y sacar para otro. Mis jugadores sacan sus vacaciones con Ahora 12, je. Me duele por los muchachos, pero hay que disfrutarla”, exteriorizó en diálogo con La Red.

Pero rápidamente quitó del medio a su rival, que nada tuvo que ver con la incógnita que se mantuvo hasta último momento: “Yo no le echo la culpa a River por el cambio de fecha. Puede pedir jugar el 24 de diciembre en el Monumental, pero el tema está en la organización. Además, si se jugaba en Córdoba eran menos kilómetros para nuestros hinchas. Yo igual la voy a disfrutar donde se juegue y vamos a dejar todo”.

Consultado por su opinión acerca de la final que increíblemente se llevó Flamengo, el “Sapito” fue esclarecedor. “Me embola que no haya podido ganar jugando tan bien. Fue un accidente del fútbol. Es el mejor equipo del fútbol argentino de los últimos diez años, con un entrenador que admiro muchísimo”, cerró maravillado.