Paulo Dybala es, sin dudas, la gran joya de Juventus. Con apenas una temporada en ‘il Bianconeri’, uno de los clubes más grandes del mundo, no sólo se convirtió en el goleador (23 tantos en 45 partidos), sino que fue determinante en los tres títulos que consiguieron los de Turín en este último año: Serie A, Copa Italia y Supercopa italiana son los laureles que ya cosechó el ex Instituto de Córdoba.

Y, como si fuera poco, en el último mercado de pases hubo una oferta formal del Barcelona de Messi que rondaba los 80 millones de euros y le duplicaba el sueldo a la Joya. Tanto la Juventus como Dybala y su representante descartaron de inmediato la propuesta del blaugrana. Su agente, Gustavo Mascardi, explicó: “Ellos ofertaron el doble de lo que la Juventus pagó por él. Pero Paulo considera que lo más importante es consolidar su experiencia acá”.

La decisión fue sorprendente, pero tiene su lógica, ya que en Italia Paulo es referente y titular indiscutido de Juventus. En cambio, en Barcelona tendría por delante al tridente Messi, Suárez y Neymar, por lo que, seguramente, se hubiese visto relegado a estar en el banco de suplentes.